Trabajar para otros en beneficio propio

2

En un pasado no muy lejano, el título podía interpretarse como una falsedad. Gracias a los avances de las tecnologías de la información, las relaciones laborales han ido evolucionando. Desde hace un tiempo, los profesionales que trabajan a distancia (también conocidos como homeworkers) y empresarios de diferentes magnitudes establecen vínculos a miles de kilómetros de distancia.

Sebastián Siseles - FreeLancer.com
Sebastián Siseles – FreeLancer.com

La tendencia muestra que en los últimos años hubo un crecimiento exponencial en esta forma de ganarse la vida. En este contexto, el empleado y el empleador quizás nunca tengan contacto en persona. Cada vez son más las personas que se involucran en proyectos ajenos o empresarios que buscan proveedores específicos a través de la Autopista de la Información.

“En el año 2009 teníamos sólo 20 categorías diferentes, enfocadas puramente a lo tecnológico: programación, desarrollo, testing, etc. Con el paso del tiempo, fuimos incorporando nuevos rubros conforme a la oferta y la demanda. Hoy, tenemos más de 14 millones de usuarios en todo el mundo distribuidos en 700 ramas de especialidades y oficios distintos” señala Sebastián Siseles, director regional de FreeLancer.com para América Latina y el sur de Europa. De profesión abogado, especializaciones en marketing digital y finanzas y un MBA en la Universidad de Pittsburgh, Siseles se aboca a analizar y comprender el comportamiento del mercado del trabajo free lance.

Internet, claro. Ese es el (no) lugar común donde se ofrece y tiene lugar la prestación. Los perfiles de los ciberusuarios son tan diversos como personas existen en el mundo. Pero el fuerte de la actividad se centra en una franja etaria determinada: los Millennials. También llamados nativos digitales o la Generación Y, son aquellas personas que estadísticamente tienen entre 18 y 34 años. Sin perjuicio de ello, las puertas están abiertas para todo el que lo desee. “En FreeLancer.com se puede inscribir cualquier persona con capacidad legal para contratar y ser contratada hasta el último minuto de su vida. No tenemos restricciones de edad salvo lo que impone cada país o cada jurisdicción respecto a la edad mínima para poder trabajar” aclara Siseles.

La velocidad con la que los Millennials se adaptan a las tecnologías es paralela a la que aplican para mutar de proyectos. En este sentido se genera en la web un espacio donde se ofrecen oportunidades laborales – aunque no sean posiciones permanentes – muy atractivas para los nuevos profesionales.

“Creemos que de acá a poco tiempo, los profesionales – esto abarca tanto a empresarios como a empleados – que no vayan a los digital tienden a desaparecer. Quien no digitalice su negocio, quien no tenga su sitio web, quien no comercialice de manera online. Nuestro principal target son las pequeñas y medianas empresas y nosotros le traemos la solución a este conflicto: talento alrededor de todo el mundo a un solo clic y a precios muy competitivos” concluye Siseles.

Desde temprana edad sintió una necesidad de comunicar . Llego al periodismo tras un breve paso por el traductorado público. Hizo sus primeras armas en programas de entretenimiento, experiencia que luego le sirvió para trabajar en la producción de noticias. Ama la música desde chico, llegó a ser DJ en una adolescencia tardía. Golf, pesca y catar buenos vinos ocupan el podio de una larga lista de hobbies.

Discussion2 comentarios

  1. Pingback: Freelancers y vacaciones: claves para combinar trabajo y descanso de manera equilibrada

Leave A Reply