Trabajar para vivir viajando

1

Hay momentos en los que el empleo se vuelve rutinario, agobiante, sentimos encierro y falta de libertad. Entonces, una voz interior aflora y nos dice que tal vez sea hora de barajar y dar de nuevo. Tiempo de patear el tablero. Momento de buscar nuevos horizontes.

Muchas personas atraviesan esos lapsus y se hacen cuestionamientos profundos. “¿Es esto, es para mí?”, “¿Qué puedo hacer para modificarlo?”. Las respuestas pueden no ser del todo sencillas pero, con actitud de cambio, todo se va clarificando.

Hace 70 años nuestros abuelos llegaron de distintas latitudes a “hacer la América”. Las secuelas de la Gran Guerra y la miseria reinante en el Viejo Mundo los obligaron a navegar semanas hacia la Tierra de las Oportunidades. Sin un contexto tan adverso ni radical, Carla y Mariano optaron por probar suerte siguiendo, nada más y nada menos, que la brújula de sus sueños.De sendos trabajos formales de oficina a una experiencia en contacto con la naturaleza a miles de kilómetros.

Todo está documentado y redactado de un modo tan sencillo como poético. Camino Garabato – tal vez porque así comienzan las grandes obras – es el nombre que eligieron para su blog. Allí ponen en palabras esa voz interior, cuentan sus vivencias por esas tierras lejanas a la Reina del Plata y comparten todos aquellos recursos que consideran pueden ayudar a otros a dar ese primer paso.

Salieron a volar la vida, a descubrir nuevos horizontes con la convicción de conseguir un objetivo común: trabajar para vivir viajando. Desde hace un tiempo, buscan en Nueva Zelanda el sustento económico, las oportunidades que les permitan darle un par de vueltas al mundo.

El arduo trabajo les permite conocer la Isla Norte y la Isla Sur neozelandesas a medida que se requiere personal para recolectar los distintos cultivos que crecen en las tierras cercanas al Mar de Tasmania.

No esta escrito que uno tenga que dedicarse simplemente a lo que estudió… Cuando uno puede complementar lo que te gusta con el trabajo esta genial. Yo siempre digo si uno hace lo que le gusta y está en el camino indicado todo va a salir bien” comenta Carla.

Añoramos aquello que todavía no descubrimos, aquello que hace trabajar nuestra imaginación, que despierta cosas dentro nuestro, impensadas, incalculadas.

Pensamos dedicarle más tiempo a lo que nos gusta y de todas maneras seguimos con ganas de mas . Por momentos satisfacemos esa necesidad pero siempre hay pendientes. ¿Qué sienten las personas que eligen como estilo de vida trabajar para poder viajar alrededor del mundo? Nos preguntamos como lo hacen, que los motiva, si volverán algún día a su lugar de origen, cuales son las ventajas y cuales los contra.

“A veces uno se pregunta qué va a pasar cuando vuelva,. Pero en realidad me parece que es un miedo interno, mas que otra cosa, eso a veces juega en contra. Juega en contra el estar en un lugar lejos, el no saber qué va a pasar, que está buenísimo por un lado, pero por otro, si uno deja su cabeza trabajar demasiado se puede volver en algo contraproducente. Hay que tomárselo con calma ”, reflexiona Carla.

Del movimiento hizo un arte y de la danza una profesión, pero a la par ostentaba otro sueño: aportar un granito de arena para hacer de este planeta un lugar más sustentable. Se recibió de abogada y actualmente se especializa en medio ambiente . Los buenos libros, el baile, la fotografía y el descubrir nuevos rincones en su camino forman parte de sus pasatiempos preferidos.

Discussion1 comentario

Leave A Reply