Biciviajeros con b de bambú

0

Cuando algo marcha “sobre ruedas”, todo va como estaba previsto. Ahora bien, cuando el tema es “sobre dos ruedas” todo se torna mucho más entretenido y desafiante. Con su sueño como único motor y las ganas como combustible, Gabriela y Camilo decidieron que viajarían de acuerdo a sus gustos, sin ponerse tiempos muy rígidos y tanto como su pedaleo se los permitiese.

Ella nació en la Prov. de Buenos Aires; el, mexicano. Se conocieron en Argentina a fines de 2012 y decidieron viajar juntos, adoptar el viaje como estilo de vida.  De la célebre frase Un viaje de mil millas comienza con el primer paso –  de Lao-tsé – ellos hicieron su camino. Por tierra, en bus y haciendo dedo, llegaron hasta San Cristóbal de las Casas, en el estado mexicano de Chiapas.

“El proyecto en sí de Plan B, Viajero lo inventamos una vez llegados a México. Pensábamos seguir viajando y dijimos: ¿qué tal si hacemos un proyecto donde podamos mostrar nuestro forma de vida?” explica Camilo Peña.

Leé también | Botella que no has de tirar, usala para edificar

Coherentes con lo que dicen y hacen, lo ecológico y el cuidado del medioambiente está presente en todo. Desde hace un tiempo a la fecha, adoptaron el veganismo como filosofía de vida, producen su propio  shampoo, no utilizan cueros  y buscan que sus acciones sean lo menos contaminantes posible. Quizás aquí hunda sus raíces el porqué del medio de locomoción con el que planean recorrer Latinoamérica en sentido norte-sur.

“Nos contactamos con varias marcas y dimos con una empresa mexicana que se dedica a la fabricación artesanal de bicicletas de bambú. Le contamos del proyecto, les interesó y decidieron patrocinarnos el cuadro. Nos invitaron a una taller que realizan en el Distrito Federal a hacer nuestro propio cuadro de bambú” relata Gabriela De Marcos.

Plan B Viajero Taller bicis de bambu cuadro de bambu

Gracias a su emprendimiento Mate Chingón diseñan sitios web, asesoran a emprendedores en materia comunicacional y brindan todo tipo de soluciones para aquellos que están arrancando en el mundo 2.0. Toman fotografías para luego convertirlas en redituables postales. Camilo hace malabares en las esquinas y Gabriela cocina platos de comida para vender luego en la vía pública. De todo, un poco para mantenerse y poder llevar a su sueño, esa Gran Aventura.

Desde temprana edad sintió una necesidad de comunicar . Llego al periodismo tras un breve paso por el traductorado público. Hizo sus primeras armas en programas de entretenimiento, experiencia que luego le sirvió para trabajar en la producción de noticias. Ama la música desde chico, llegó a ser DJ en una adolescencia tardía. Golf, pesca y catar buenos vinos ocupan el podio de una larga lista de hobbies.

Leave A Reply