De baterista a productor musical de series y videojuegos

0

Cuando era chico, su abuelo tocaba la batería en una banda de Polka en la comunidad alemana de Coronel Suárez, la misma ciudad de la que surgió Sergio Denis. Como por obra del destino, la música y su ascendencia germana jugarían un rol preponderante en su vida profesional.

Nacido en Caballito y criado en Morón, Gonzalo Schwindt (28) hizo la secundaria en el Instituto Nacional de Aviación Civil (INAC) de la Fuerza Aérea Argentina. Se mudó a Almagro y a la hora de elegir una carrera, como en muchos otros casos, optó por ingeniería en Informática. “Mientras estudiaba informática empecé a trabajar en IBM. Eso no funcionó muy bien porque lo que yo quería era estudiar música”, reconoce entre risas.

LIVE MIXING. En su faceta de DJ, Gonzalo animó la noche de varios pubs de Berlín.

Para poder cumplir su sueño, Gonzalo se mudó a Alemania en 2013. En Berlín, ciudad que tras la caída del Muro de la Vergüenza devino en meca cultural, comenzó a forjar su futuro. Estudió producción musical en la SRH Hochschüle der populären Künste y fue alumno del canadiense Randy Black, ex baterista de Primal Fear, Anihilator y W.A.S.P.

Hacia el final de la carrera tuvo una oportunidad que sería el comienzo de un presente tanto creativo como prolífero. A través de un programa de pasantías, comenzó a trabajar en Dynamedion, una empresa con sede en Maguncia – a 600 kilómetros de Berlín – que ofrece servicios musicales integrales para la industria del entretenimiento.

Entre los clientes que requieren de los servicios de lacompañía se encuentran series de la talla de Game of Thrones. Además de la pantalla chica, Dynamedion también genera música y efectos de sonido para videojuegos, como es el caso de Horizon, el éxito de la consola PlayStation 4. Otro de los servicios que ofrecen es la generación de sonidos automatizada: el sistema smart sounds. Como el nombre lo indica, el cliente comparte un video con el sistema web, selecciona el estilo de música que prefiere para su video y, al cabo de minutos, se procesa una pieza acorde a las necesidades del usuario.

“Trabajo principalmente con series de televisión. Día a día, me llegan episodios que se van a emitir el año. Lo que hago es componer música para las diferentes escenas y también me encargo de la sincronización del audio de otros compositores que integran el equipo”, explica.

Lee también | Un negocio que suena bien

Consultado sobre lo mejor y lo peor de vivir en el extranjero, Gonzalo responde con total franqueza. “Lo mejor es que en Alemania uno no tiene que preocuparse por temas como la inseguridad y la ayuda social del Estado es muy fuerte. Sin importar el rubro en el que uno trabaje, el respaldo estatal siempre está. Sin poder despojarse de las emociones que hacen a su idiosincrasia latina, el músico admite que la distancia con la familia y los amigos suele pesar, pero que una vez al año siempre le gusta volver a sus raíces.

Desde temprana edad sintió una necesidad de comunicar . Llego al periodismo tras un breve paso por el traductorado público. Hizo sus primeras armas en programas de entretenimiento, experiencia que luego le sirvió para trabajar en la producción de noticias. Ama la música desde chico, llegó a ser DJ en una adolescencia tardía. Golf, pesca y catar buenos vinos ocupan el podio de una larga lista de hobbies.

Leave A Reply